Como cuidar de açai

¿Cómo cuidar de tu ser querido?

Podría ser tan simple como traer una pizza o hacer un recado, o tan complicado como dejar todo para cuidar de tu ser querido. Esto da la oportunidad de ayudar a los amigos que quieren hacerlo y también evita que el cuidador sienta que está pidiendo demasiados favores. Lee Woodruff es una cuidadora, oradora y autora.

¿Cómo cuidar a un anciano?

Siempre alerta. El cuidado de un anciano requiere casi la misma atención que la de un bebé. Debes estar siempre vigilando para que no suceda nada, sobre todo si la persona tiene problemas físicos o mentales. Puede ser bueno instalar un botón de emergencia en su habitación, así siempre podrá localizarte en caso de dificultad.

¿Cómo ahorrar y cuidar el agua?

Toma nota de estos consejos para ahorrar y cuidar el agua: Recolecta agua de lluvia para regar o limpiar zonas exteriores. Reutiliza el agua con la que has limpiado las verduras para el riego de las plantas. Dúchate en vez de darte un baño. Reduce, reutiliza y recicla para impedir que los océanos se llenen de plástico.


Recomendaciones para el cuidado del agua

Dúchate en lugar de bañarte. Las duchas de 5 minutos consumen 50 litros de agua, mientras que para llenar una bañera son necesarios mínimo 200 litros de agua. Por ello, es imprescindible para ahorrar agua, que prioricemos el ducharse a bañarse.


Reduce al máximo los productos contaminantes

Evitar el despilfarro de agua, controlar su consumo o su reutilización es clave para garantizar el cuidado del agua. Sin embargo, no contaminar el agua es también resulta esencial. Por ello, aquí te dejamos algunos consejos para evitar la contaminación del agua y permitir así una mejor calidad de este recurso tan valioso para la vida en el planeta:


Pasos

Bebe el jugo sin nada. No hay suficiente evidencia científica que determine cuánto jugo de acai hace una dosis segura beneficiosa, pero se recomienda que empieces con una dosis pequeña.


Acerca de este wikiHow

wikiHow es un “wiki”, lo que significa que muchos de nuestros artículos están escritos por varios autores. Para crear este artículo, autores voluntarios han trabajado para editarlo y mejorarlo con el tiempo. Este artículo ha sido visto 9635 veces.


Comunícate, no tengas miedo

Cuando algo sale mal en la vida de un amigo, ya sea una crisis de salud personal o un padre en estado crítico, es importante reconocer lo que está sucediendo. Espera una señal de su parte, y si una visita en persona no es apropiada, una nota sincera siempre es agradable. Cuando los veas en persona, trata de controlar tus emociones.


Hazlos sentir “normales”

Trata de no hacer preguntas que hagan que las personas cuenten la terrible experiencia o revivan una experiencia de la que intentan escapar aunque sea por un momento. Toma la iniciativa de ellos cuando se trata de conversación.


No compartas en exceso ni compares

Resiste el impulso de compartir historias sobre padecimientos o enfermedades similares de otras personas que conoces. (“¡La mamá de Janie tuvo un ataque cardíaco y ahora está perfectamente bien!”) A veces sentimos que son reconfortantes o esperanzadoras, pero pueden salir mal o, a veces, pueden ser aterradoras.


Resiste el impulso de ser demasiado maternal

No debes instar repetidamente al cuidador a comer o dormir. Ellos no pueden. Están operando con adrenalina, especialmente en las primeras etapas. La comida es solo combustible, es difícil dormir.


Comprueba que están bien, pero sin obligación

No esperes a que el paciente o el cuidador se comunique contigo por teléfono o mensaje de texto. Toda su energía en este momento está enfocada en sí mismos (si son pacientes) o en su ser querido y otros miembros de la familia.


Reconoce el dolor

No tengas miedo de reconocer el dolor de la persona, si corresponde. Está bien decir: “sé que no es fácil, pero estoy aquí en cada paso del camino “. Los comentarios más útiles que puedes hacer implican que el paciente sepa que es escuchado.


La comida es un regalo práctico

Todos necesitan comer, y la preparación de comidas es solo una cosa más que hacer en un día. La comida también se puede compartir con el personal del hospital como una manera de decir “gracias”. Además, considera regalos prácticos , como pijamas, un buen jabón, un cepillo de dientes nuevo o zapatillas.

Leave a Comment